Una gran afición

Una bailaora tiene que ser artista y ser sincera consigo misma; y para ello debe tener corazón, ritmo, dominio, mandato y peso.
Para mí se necesita en primer lugar que sea una buena "aficioná" al flamenco, que tenga entrega al arte, naturalidad, personalidad, disciplina, constancia, paciencia y presencia.
Lo que siento que debe tener una bailaora para mí es tan importante que es lo primero que se trabaja en la clase: para que lo adquieran desde el principio.